Puedes dejar de fumar con un poco de ayuda. Si estás ansioso por dejar de fumar, este artículo te enseñará las etapas para dejar de fumar paso a paso. Aprenderás cómo prepararte, cómo dejar de fumar y cómo asegurarte de no recaer. También aprenderás consejos que facilitan el dejar de fumar.

Probablemente te encuentres en la etapa en la que una parte de ti quiere dejar de fumar, pero otra parte no. Tal vez te preocupe la abstinencia o tengas miedo de fracasar. Deja esos pensamientos a un lado por ahora. Enfócate en por qué quieres dejar de fumar, y eso te dará la motivación para tener éxito.

La buena noticia acerca de fumar es que no importa cuánto hayas fumado, o cuánto tiempo lo hayas hecho. Si dejas de fumar ahora, tu cuerpo comenzará a repararse por sí mismo y te cuidará incluso después de años de abandono.

Trucos para dejar de fumar — Paso a paso

Un plan paso a paso para ayudarte a dejar de fumar. Encontrarás directrices, mejores prácticas, hechos y consejos para ayudarte a alcanzar tu objetivo con éxito. Los pasos básicos para dejar de fumar son los siguientes:

  1. Toma la decisión de dejar de fumar
  2. Cámbiale los tiempos a tu cuerpo
  3. Abastecimiento de suministros
  4. Escoge una fecha para dejar de fumar
  5. Deja que la gente lo sepa
  6. Eliminar los recordatorios de tabaquismo
  7. Tu fecha para dejar de fumar y las primeras 2 semanas
  8. Estrategias de mantenimiento y de afrontamiento
¡Echa un vistazo también a estos trucos para adelgazar!

1. Toma la decisión de dejar de fumar

Identifica tus razones para dejar de fumar. Dejar de fumar es un reto. Puedes estar a la altura del desafío, pero ayuda si tienes tus metas en mente. Revisa tu lista mental a medida que se acerca tu fecha para dejar de fumar.

Si has tratado de dejar de fumar antes y has fallado, no permitas que eso sea un obstáculo. Cuantas más veces trates de dejar de fumar, mayores serán tus probabilidades de éxito. Tal vez no estabas listo la última vez. Tal vez no tomaste los pasos correctos.

2. Cámbiale los tiempos a tu cuerpo

Fumar es más que una simple adicción física a la nicotina. También es una adicción psicológica. ¿Por qué fumas? ¿Es un descanso de tu día agitado? ¿Es un momento de paz cuando puedes estar a solas con tus pensamientos? La mayoría de las personas fuman por las mismas razones por las que los alcohólicos beben. Es una oportunidad para escapar, relajarse o recompensarse.

Anticipa tus situaciones de alto riesgo y planifica para ellas. Esto te ayudará a lidiar mejor con ellos. A continuación, se enumeran algunos desencadenantes comunes de los antojos de fumar:

  • Beber café
  • Terminar una comida
  • Conducir en coche
  • Uso del teléfono
  • Situaciones de estrés
  • Beber alcohol
  • Eventos sociales

Estas son algunas estrategias para lidiar con sus desencadenantes:

  • Si fumas con tu café de la mañana, planea tomar tu primer café en el trabajo donde probablemente no puedas fumar.
  • Si fumas mientras conduces, planea tomar una ruta diferente. Mantendrá tu mente ocupada, para que no esté en piloto automático.
  • Si fumas después de las comidas, planea levantarte después de comer. Ve a dar un paseo, lávate los dientes, haz algo.
  • Si fumas mientras estás al teléfono, coloca una de esas bolas de estrés al lado de su teléfono para mantener las manos ocupadas.
  • Planea mantenerte ocupado al principio. Demasiado tiempo sin estructurar no es algo bueno cuando se trata de dejar de fumar.

3. Abastecimiento de suministros

Todo fumador entiende que fumar es también una adicción oral. Cuando dejas de fumar tu cerebro todavía anhela la sensación oral de un cigarrillo. Como parte de tu plan para dejar de fumar, almacena sustitutos orales como goma de mascar, verduras crudas, palitos de zanahoria, caramelos duros, agitadores de café, pajitas, etc.

Si estás planeando usar medicamentos de reemplazo de nicotina o para dejar de fumar, habla con tu médico en este momento. Aprende a usarlos. Averigua sobre los efectos secundarios potenciales y qué debes tener en cuenta.

4. Escoge una fecha para dejar de fumar

Una fecha para dejar de fumar es un compromiso personal. Es importante porque prepara tu mente subconscientemente. Escoge una fecha dentro del próximo mes. No tiene que ser un día especial.

Evita un día en el que sepas que vas a estar ocupado, tenso o que vas a tener un evento especial que podría ser un desencadenante. Escribe tu fecha para dejar de fumar en algún lugar y mírala todos los días. Deja que su determinación aumente a medida que se acerque.

5. Deja que la gente lo sepa

Dejar de fumar es más fácil con apoyo. Escoge a personas que creas que te serán útiles. Diles tu plan y cómo pueden ayudarte. También diles cómo no pueden ayudar.

  • Los amigos pueden ayudar a distraerte.
  • Pueden escucharte.
  • Compartir tus luchas las hace más ligeras.
  • Pero explica que quieres que sus conversaciones sean ligeras. Nada serio que aumente la tensión.

6. Eliminar los recordatorios de tabaquismo

Fumar como cualquier adicción es desencadenado por personas, lugares y cosas. Para otras adicciones, los objetos que son desencadenantes suelen ser parafernalia de drogas. En este caso, la parafernalia incluye cigarrillos, fósforos, encendedores y ceniceros. Deshazte de todos ellos. No guardes nada “por si acaso”.

Refresca tu entorno en casa, en el trabajo y en el coche. El olor de los cigarrillos es definitivamente un desencadenante, especialmente al principio.

7. Las primeras 2 semanas

Las primeras dos semanas son críticas para Tu éxito. Si puedes pasar las primeras dos semanas, tus posibilidades de éxito son mucho mayores. Por lo tanto, es importante que te des a ti mismo la mejor oportunidad que pueda durante estas semanas críticas.

Las primeras dos semanas se tratan de distracciones, mantenerse ocupado y ser bueno consigo mismo. Mantente ocupado con actividades divertidas y de bajo estrés y evita las de alto estrés.

8. Estrategias de mantenimiento y de afrontamiento

Deja de fumar un día. No pienses en dejarlo para siempre. Eso puede ser abrumador. Enfréntalo ahora mismo, y los días empezarán a sumar.

Cuidados personales
Sé bueno contigo mismo. Esta es probablemente la estrategia de afrontamiento más importante e infravalorada para dejar de fumar. Es una de las cosas más difíciles de hacer para cualquiera, especialmente para alguien con una adicción.

Celebra tus victorias
No te concentres en tus luchas e ignore tus éxitos. Probablemente tiendas a descalificar a los positivos y a concentrarte en los negativos. Pero no subestimes lo lejos que has llegado. Refuerza tus victorias.

Mantenimiento

  • Cuando tengas antojos, piensa en lo fuerte que has sido hasta ahora.
  • Recuerda tus razones para dejar de fumar.
  • Rehúsa dejar que tu adicción gane.
  • Piensa en los beneficios para tu salud, tus finanzas y tu familia.
  • Recuerda que no existe tal cosa como un solo cigarrillo.
  • Empieza a verte como un no fumador. Esa es la recompensa final. Te estás liberando del control de tu adicción.
4.8 (95.56%) 9 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *